Este espacio expositivo recién inaugurado exhibe de forma permanente obras de Joan Miró con el fin convertirse en un lugar de referencia para el estudio de la obra del artista.

La colección está compuesta por 65 obras de Joan Miró procedentes de diferentes propietarios y además cuenta con cuatro esculturas y un óleo de Alexander Calder, con el que el pintor catalán mantuvo una gran amistad y una especial proximidad artística.

Aunque en su mayoría se trata de obras de las últimas décadas, se pueden  encontrar pinturas de diferentes períodos, en las que Miró refleja  continuamente los mismos temas, reinventándolos y dándoles una nueva vitalidad.